¿Buscas un abogado especializado en Derecho Bancario?

El Derecho Bancario es el conjunto de normas jurídicas que regulan el funcionamiento de los bancos y demás instituciones financieras, así como también las operaciones realizadas por aquellos con el público en general. Su ámbito de estudio es diverso, pero a modo de ejemplo puede aplicarse o requerirse la intervención y el conocimiento de ésta rama del derecho cuando abrimos una cuenta corriente en nuestro banco y nos hacen firmar un contrato, cuando se pide un crédito hipotecario, cuando el banco cobra intereses, cuando se constituye un plazo fijo, o cuando la entidad financiera cobra una comisión por realizar una transferencia.

Como se ve, el Derecho Bancario no es una rama de escasa aplicación, sino que está presente en transacciones que la sociedad habitualmente realiza. Por éste motivo, y como quizás es un tema complejo, cuyo desconocimiento trae aparejadas multiplicidad de consecuencias no deseadas, la intervención a tiempo de un abogado especializado en Derecho Bancario puede ahorrarnos un futuro de incertidumbre y desconcierto. El profesional especializado en este tipo de derecho cuenta con todas las herramientas y el conocimiento necesario para enfrentarse a las entidades bancarias protegiendo y salvaguardando los intereses de los clientes que se ven perjudicados por un obrar excesivo, cuando no abusivo, de las entidades en cuestión.

Dentro de esta especialización o rama del derecho, podemos encontrar subespecialidades que, si bien sus nombres pueden resultar difíciles, su aplicación se ve en la vida diaria. Un claro ejemplo de ello es la cláusula suelo (relacionada con los préstamos hipotecarios para la adquisición de, por ejemplo, una vivienda), o los gastos hipotecarios (todas aquellas erogaciones que debemos afrontar – sin posibilidad de eludir y por imposición de la propia entidad bancaria que otorga la hipoteca – y que luego pueden ser recuperados). También podemos mencionar a las participaciones preferentes (aquellas otorgadas por los bancos y que son similares a los cupones de deuda de una sociedad) y a las hipotecas multidivisa (aquellos préstamos hipotecarios cuyas cuotas pueden abonarse en una divisa diferente a la local).

Elige la ciudad donde quieres tu abogado de derecho bancario

¿Quieres un presupuesto completamente gratis para acertar con tu abogado de derecho bancario?

Gratis

Enviaremos tu consulta a distintos despachos especializados completamente gratis. Son muchos los abogados que cobran solo por la valoración ¡Aprovecha!

De tu Provincia

Buscar este tipo de servicios por Internet suele tener el inconveniente de no poder localizar los que verdaderamente nos interesan. En abogado.org solo conseguiremos para ti valoraciones de abogados de tu ciudad o provincia.

Personalizado

Indícanos tus necesidades y te pondremos en contacto con los mejores y más profesionales abogados cerca de ti.

Sin compromiso

Gratis es gratis. Si solo buscas información, aunque solo sea para orientarte, no lo dudes, ¡déjanos ayudarte!

Indica tu provincia

Nombre*

Email*

Teléfono*

Describe brevemente tu caso

¿Cuáles son las subespecialidades más comunes para un Abogado especializado en Derecho Bancario?

¿Qué hace un abogado especializado en cláusula suelo?

La cláusula suelo es una disposición incluida por la entidad bancaria a la que se le ha solicitado un crédito hipotecario, con la cual aquella se garantiza el cobro y la recepción de un mínimo de intereses, sin importar la situación del mercado hipotecario. Es decir: el banco otorga un crédito y cuando el cliente debe devolverle el monto conjuntamente con los intereses, el banco – sin importar que el interés variable se encuentre por debajo de lo dispuesto en la cláusula – se va a garantizar el suelo descripto en la misma, que se encuentra fuera de toda negociación. La entidad se garantiza así un ingreso mínimo con relación a los intereses que los cobra incluso cuando el mercado le sea desfavorable.

Un abogado especializado en cláusula suelo, entonces, defiende al cliente que debe pagar ésta cláusula no habiendo sido debidamente informado de aquella, o resultando la aplicación de la misma una “cláusula abusiva”, es decir una estipulación que no fue negociada y que ocasiona un perjuicio a la parte más débil del contrato (en éste caso, el cliente). El asesoramiento de un abogado especializado en éste tipo de cuestiones posibilita al cliente abonar lo que debe abonar, y no más, eliminando todas aquellas prácticas abusivas que tienen las entidades financieras de forma periódica, vulnerando las obligaciones y los deberes a su cargo.

¿En qué consiste la actividad de un abogado especializado en gastos hipotecarios

Cuando un sujeto solicita al banco un préstamo hipotecario, la entidad le impone el pago de ciertos gastos que el cliente (si quiere contar con el crédito) no puede eludir. A modo de ejemplo, estos gastos pueden consistir en abonar honorarios de notarios intervinientes, gastos de registros, de impuestos o incluso de gestoría.

Un abogado especializado en gastos hipotecarios, entonces, se va a encargar de recuperar las erogaciones realizadas por resultar abusiva la cláusula que le impone al cliente que requiere el préstamo hipotecario la obligación de hacer frente a los gastos que la constitución del mismo requiere. Puede iniciar en principio, un reclamo al Banco para que devuelva los gastos abusivamente cobrados, a través de la atención al cliente del mismo y en caso de no encontrar una favorable acogida iniciar el correspondiente reclamo judicial, requiriendo también (y en todos los casos) la devolución de los intereses que correspondan.

Para velar por los derechos que le competen y corresponden al cliente, e iniciar el consecuente reclamo, el abogado especializado en gastos hipotecarios va a requerirle al cliente la presentación de las facturas o las constancias de donde surjan las erogaciones a las que tuvo que hacer frente de forma injusta, solicitando el reintegro de lo abonado sin derecho.

¿En qué puedo beneficiarme con un abogado preferente?

Existen multiplicidad de malas prácticas bancarias. Una de ellas es el caso de las participaciones preferentes, que constituyen “participaciones” o “acciones” en una sociedad pero sin conferir derecho a voto en la misma, y sin otorgar (en caso de quiebra de la sociedad) ningún derecho preferente de cobro. La rentabilidad de las acciones preferentes dependerá siempre de los beneficios que la sociedad haya obtenido, por lo que en muchas ocasiones resulta perjudicial para el sujeto que las adquiere.

Suele suceder que el banco incumpla el deber de brindar información completa sobre un tema que es reciente y a su vez complejo, que presente a la posibilidad de adquirir acciones preferentes como una oportunidad única que no puede dejarse pasar, y el cliente, por confiar en la entidad que lo está asesorando y por carecer de conocimiento sobre el tema, acepta. 

Un abogado preferente atiende a este tipo de cuestiones, identificando la existencia de vicios del consentimiento que hayan llevado al cliente a firmar o aceptar algo de lo que no estaba seguro, o de lo que no ha obtenido información completa y necesaria. La entidad bancaria, obrando de mala fe, suele presentar a éste producto como seguro y confiable, cuando en realidad no lo es. Por este motivo, y ante la existencia de multiplicidad de casos similares, los abogados preferentes intervienen, asesoran y ayudan a conseguir una sentencia favorable y positiva a los intereses del cliente, solicitando ya sea la nulidad del contrato o la indemnización que le corresponde a aquel por el obrar fraudulento de la entidad bancaria en cuestión.

¿Cómo es la actividad de un abogado especializado en Derecho Bancario?

Como se ha adelantado anteriormente el Derecho Bancario es el conjunto de normas jurídicas que regula las relaciones de las entidades financieras entre ellas y de ellas para con los clientes. Un abogado dedicado a éste tipo de especialización, entonces, conoce las normas que regulan y dictaminan el proceder de los bancos y demás entidades financieras a la hora de vincularse y relacionarse entre sí o de vincularse comercialmente con los clientes a través del otorgamiento de servicios bancarios, e interviene cuando tales normas son vulneradas. 

El abogado especializado en derecho bancario tiene multiplicidad de formas de obrar cuando los intereses del cliente están siendo perjudicados o quebrantados. No solo la vía judicial es la adecuada para resolver este tipo de litigios. Muchas veces la intervención y asesoramiento de un profesional dedicado a éste tipo de especialización puede traer aparejada una solución al conflicto que aqueja al cliente en una etapa pre judicial o administrativa.

¿Cuándo necesitas un abogado especializado en Hipoteca Multidivisa?

Las hipotecas multidivisas con aquellas donde se ofrece un crédito hipotecario a un precio y bajo ciertas condiciones que a simple vistas, son ventajosas. Aquellas otorgan la posibilidad de pagar las cuotas en una moneda diferente, adecuando el tipo de interés a la moneda contratada, cuya cotización varía en la bolsa todos los días. Esto ocasiona que lo que se le deba abonar al banco, no sea siempre el mismo monto, puesto que el valor de lo que se debe pagar va a sufrir las alteraciones que los tipos de interés de la moneda sufran también.

Ante esto, aquello que parecía un beneficio o una ventaja, se convierte en un problema con múltiples riesgos, que recaen siempre en cabeza del cliente. Las entidades bancarias muestran éstas opciones como “posibilidades imperdibles” otorgando falsa (o incompleta) información al cliente, que acepta y firma este tipo de hipotecas creyendo que van a verse beneficiados, cuando en realidad, el único beneficio lo obtiene el banco que recibe un capital mayor al que prestó y los intereses que fueron pactados en un inicio resultan también mayores.

Un abogado especializado en Hipoteca Multidivisa identifica éstas situaciones que son perjudiciales para el cliente que carecía de la información y del asesoramiento adecuado, y que debe afrontar gastos y sumas extraordinarias que no fueron pactadas en un comienzo. Inicia los reclamos correspondientes para que la entidad bancaria cese en la realización de esta conducta dañina y carente de buena fe, protegiendo los intereses de quien requiere su asesoramiento.