¿Buscas un abogado en Valencia?

Pensamos que nunca vamos a necesitar un abogado, pero esto no es así. ¿Podrías creer que hasta un estudiante necesite de un abogado? La respuesta es sí, cuando estamos en la universidad, dependiendo lo que estudiemos, realizamos proyectos con ideas empresariales, obras de teatro o composiciones, la misma tesis debería estar protegida por derechos de autor, son muchas las ideas que se han robado de jóvenes estudiantes y que han resultado un éxito, pero no reciben las regalías por no haber acudido a tiempo con un abogado.
Puede parecer exagerado, pero es un hecho, la vida diaria nos presenta situaciones y conflictos sociales y legales, que no necesariamente deben ir a un juzgado contratar al mejor abogado de Valencia.
Problemas con vecinos, robos en casa habitación o hasta llamadas de acoso, deben ser revisadas por un abogado.

Elige la especialidad de tu abogado en Valencia

¡Queremos ayudarte a encontrar el mejor abogado en Valencia para tu caso!

Gratis

Enviaremos tu consulta a distintos despachos especializados completamente gratis. Son muchos los abogados que cobran solo por la valoración ¡Aprovecha!

De tu provincia

Buscar este tipo de servicios por Internet suele tener el inconveniente de no poder localizar los que verdaderamente nos interesan. En abogado.org solo conseguiremos para ti valoraciones de abogados de tu ciudad o provincia.

Personalizado

Indícanos tus necesidades y te pondremos en contacto con los mejores y más profesionales abogados cerca de ti.

Sin compromiso

Gratis es gratis. Si solo buscas información, aunque solo sea para orientarte, no lo dudes, ¡déjanos ayudarte!

Nombre*

Email*

Teléfono*

Describe brevemente tu caso

¿Qué tener en cuenta al buscar un abogado en Valencia?

¿Es mejor contar con un abogado especialista o generalista en Valencia?

Cuando estamos buscando la asesoría o encontrar a un abogado, nos podemos encontrar con dos tipos, el generalista y el especialista. Si quieres saber qué características tiene cada uno y decidir quién te podría ayudar más, sigue leyendo.
Ventajas del abogado generalista
Los abogados generalistas normalmente tienen menos infraestructura y están acostumbrados a hacer varias gestiones dentro de su profesión, mientras llevan el proceso de tu caso, también redactan los oficios y los llevan a los tribunales. Responden las llamadas ellos mismos, la mayoría de las veces. Por lo cual tu caso estará sólo en manos de él. Son buenos para hacer muchas actividades que el especialista ya no practica o no quiere hacer, se trata de un servicio completo.
Cuando tu problema sea complejo, esto quiere decir que tiene múltiples variables, y tenga que ser visto desde varias vertientes para resolverlo mejor, un abogado generalista es más conveniente. Hablemos de una pareja que se está divorciando, tiene dos hijos, el padre pelea la patria potestad porque asegura que la madre los maltrata física y verbalmente, pero a su vez, él ha perdido su empleo y no tiene forma de demostrar que puede sustentar los gastos de manutención, además es un caso de despido injustificado. Un abogado general haría una mejor actuación defendiendo a ese padre de familia, que uno laboral.
El abogado generalista tiene precios asequibles, tanto para consultas como para llevar un caso ante un tribunal, pasando por negociaciones difíciles, representaciones. Es una forma de obtener un servicio profesional sin desembolsar una gran cantidad de dinero.
Ventajas del especialista
Los abogados especialistas tienden a agremiarse y asistir a reuniones con sus similares, son más propensos a tomar capacitaciones y asistir a talleres y congresos internacionales, así que cuentan con una red de contactos importante. Es normal que hagan alianzas con otros especialistas para complementar su trabajo y asesorarse, si requieres otro tipo de abogado, sin dudarlo pueden recomendarte. Esto también hace que resolver los conflictos sea más sencillo, ya que tienen apoyo.
El hecho de que cobre honorarios más altos, también puede hacer que disponga de más recursos para ayudarte, tiene más inversión en tecnología y personal que estará a tu disposición.
Por su formación, se enfocan más en el asunto legal que en las personas y en su contexto. Esto logra que sea más objetivo con tu problema y su resolución, no personalizada como suyo lo que te está ocurriendo y te puede dar soluciones más realistas. El especialista es más concreto y busca soluciones más lineales.
Si eres una empresa grande o con sindicato, este es el tipo ideal de abogados. Definitivamente es conveniente que sea una persona que tenga técnicas de negociación y habilidades probadas en esta área. Los sindicatos son organizaciones que cuentan con el apoyo de los trabajadores de la empresa y no se puede arriesgar a un paro laboral o una deficiente operación, por dejarlo en manos no especializadas. Los sindicatos tienen una forma única de comportamiento jurídico y requieren un profesional que sepa tratar con sus dirigentes.

¿Qué valora más, la juventud o la experiencia en un abogado de Valencia?

Te mostramos los lados de la moneda, la juventud y la experiencia para que escojas al mejor abogado en Valencia.
Ventajas de un abogado joven
Ser un abogado joven implica que aún es idealista. Recién terminó sus estudios de licenciatura y sus valores se encuentran a flor de piel. El abogado joven querrá solucionar muchos problemas del mundo, de diferente índole, si tu caso se trata de una gran injusticia, lo tomará con más gusto. Está dispuesto a cambiar la sociedad y eso quiere decir que, hará todo lo que esté a su alcance para favorecerte ante la ley.
Los jóvenes se distinguen porque son modernos y adeptos a las novedades. Esto puede hacer que por naturaleza busque soluciones innovadoras, que genere alternativas que los experimentados ya no pueden visualizar, por la llamada ceguera de taller. Es posible también, que tenga fuentes más actualizadas, que sepa manejar la tecnología a su favor y que estas herramientas complementen su perfil como profesional.
La honestidad no es cuestión de edad, sin embargo, un abogado experimentado puede ser más conservador para decir las cosas, en cambio el abogado joven es más propenso a decir las situaciones como son, sin tanta vuelta. Aún no tienen un uso de las palabras tan estudiado.
Tienen una visión más limpia del aspecto laboral. La experiencia es una excelente herramienta, pero también juega mala pasadas pensando que las cosas siempre van a ser de un modo u otro. Por ejemplo, un abogado con experiencia a lo mejor ya pasó casos parecidos al tuyo antes, lo que implica que buscará soluciones en la misma línea. El abogado joven no tiene referentes anteriores, si acaso los de algún libro o mentor, entonces tendrá que utilizar su creatividad para ayudarte a buscar una solución. Esto también es positivo porque, aunque los casos se parezcan, no siempre son iguales y buscar ideas frescas puede ayudar al profesional a obtener más beneficios para sus clientes.
Son más propositivos al buscar soluciones, en el caso de los abogados experimentados a veces ya tienen muy estructurada en su mente los posibles problemas y soluciones, se les dificulta ver más allá. El abogado joven no tiene estos esquemas mentales, es más libre en ese sentido.
Ventajas de la experiencia
Suele ser más humanos y menos arrogantes, ya han pasado por muchos periodos tanto en su vida personal como profesional, precisamente eso trae la experiencia calma y ecuanimidad. Dicen por ahí que más sabe el diablo por viejo, que por todas las habilidades que vamos potenciando a lo largo de nuestra vida y que forman seres integrales en el área profesional legal, en este caso y social.
También saben decir que no, cuando un caso se sale de su competencia.
Son más realistas, un abogado con experiencia ya toma el riesgo con cautela. Si tú eres una persona conservadora y te gusta asumir sólo riesgos inteligentes, este tipo de abogado será para ti.
Son sumamente cuidadosos de su reputación, saben cuál es el alcance de sus servicios, así como pedir ayuda cuando la necesitan y a quién acudir.

¿Hay que confiar más en un Despacho de Abogados grande en Valencia que en uno pequeño?

El La respuesta inmediata es no, el que un despacho de abogados sea bueno o deficiente no tiene que ver con su tamaño. Puede tratarse de un pequeño despacho y tener muy buenos resultados mientras que, uno grande puede tener una operación con altibajos. A continuación, te detallamos los aspectos que debes tener en cuenta entre uno y otro.
Precios. Los despachos pequeños son más asequibles, aunque esto no es una regla, un despacho pequeño por lo general tiene tarifas más económicas que los grandes. Si crees que tienes una limitante por los recursos financieros de los que dispones, entonces consulta un despacho pequeño. En los despachos hay más gastos que considerar, por ejemplo, tienen que mantener una plantilla de empleados, pero a su vez tienen una estructura más definida y se puede traducir en atención para ti la mayor parte del tiempo, en disponibilidad.
En el caso de los despachos pequeños pueden tener facilidad de llevar tu caso más rápido, tenemos casos como los cibernéticos, en donde el tiempo es oro. Si la persona que estás demandando está detrás de un computador, el hacerlo más rápido también tiene que ver con ser más efectivo y darle menos tiempo a él. Al igual que fraudes electrónicos, casos de extorsiones o incluso acoso por internet.
También en el caso de que quieras hacer contrataciones de personal, sociedades comerciales o transacciones de compra venta con extranjeros o fuera de país, puede convenirte un despacho más grande. Este tipo de bufetes tienen oficinas en otras partes del mundo, por lo cual podrías verte beneficiado. Conocen las leyes de otros países, tienen convenios e incluso aunque implique movimiento en el extranjero, el precio de honorarios podría mantenerse.
En el caso de alta de patentes, registro ante derechos de autor, conformación de una sociedad civil, mercantil o sin ánimos de lucro podría ser mejor un despacho grande, ya que, aunque no son trámites difíciles sino de papeleo y paciencia, se requiere de conocimiento de procedimientos un poco más específicos.
Para lo familiar, te puede convenir un despacho pequeño, sobretodo si estás ante un divorcio donde hay diferencia de opiniones, si no se ponen de acuerdo para la repartición de bienes o si hay hijos de por medio. Un bufete de abogados pequeño podría llevar tu caso con celeridad y con discreción, ya que aquí solemos querer proteger a los menores de edad.
Para temas de propiedades, también depende cuál sea tu asunto, si eres una inmobiliaria con varias propiedades a cargo te conviene un despacho grande, el cual no sólo lleve temas de redacción de cláusulas o de desalojo de inquilinos sino que revise que los inmuebles que te otorguen para su venta o alquiler estén en regla. Si eres propietario de una sola casa y quieres rentarla o venderla te puede convenir un despacho pequeño, que podría llevar tu caso con más entusiasmo y cercanía.
Los despachos grandes no siempre son fríos y ajenos, sin embargo, un despacho pequeño sí te dará una atención especial. Por otro lado, los despachos grandes tienen más profesionales a su servicio para asesoría, por lo que si tu caso lo amerita, mejor busca apoyo en los bien estructurados.

¿Cuáles son las formas de pago que existen para un abogado en Valencia?

Por comisión o porcentaje. Este tipo de pago es de los más comunes entre abogados jóvenes, despachos pequeños o generalistas. Será un poco más difícil lograr que un abogado con experiencia, especialista o un bufete de abogados de gran tamaño, accedan a trabajar bajo este esquema. La ventaja para ti como cliente, es que pagas de acuerdo a los resultados que el va logrando, la desventaja para él es que no siempre los resultados van a depender de su esfuerzo únicamente. Por eso es que quien tiene una impecable reputación, no es una opción. Excelente si tu caso es ideal para este tipo de abogados y si tus recursos económicos son limitados.
Tras vencer el caso. Esta es muy similar a la anterior, pero se acuerda una tarifa fija desde antes y se cobra al ganar el caso. Puede ser que, si no se gana el caso, el abogado no cobre o sea una tarifa significativa. Sólo ten cuidado porque con este tipo de pagos podría ser que la resolución legal de tu conflicto tardará más en llevarse a cabo.
Pago previo o adelanto. Los abogados experimentados, los especialistas y los despachos grandes, es el tipo de pago que manejan con frecuencia. Ellos tienen varios casos con excelentes resultados en su historial, han invertido dinero y esfuerzo en posgrados o tienen estructuras que los respaldan. Por ello no trabajan si no hay un pago de por medio, como ya hemos mencionado, si en tu caso hay mucho en riesgo, es complejo o se trata de representar a tu empresa, será mejor que optes por estas opciones, aunque haya que dar un adelanto.
Tarifa fija. Este tipo de tarifa es muy recomendable porque así sabrás cuánto vas a pagar cuando finalice el proceso, igual debes considerar los extras pero todo con una tarifa previamente presupuestada. El cálculo que hagas será muy aproximado a la realidad.
Por tarifa por hora. Este tipo de tarifa es por lo general para casos de asesoría o de representación por evento, no para llevar un proceso largo y tedioso. De lo contrario, podría ser muy caro además de impredecible porque las horas exactas que te llevarás en un procedimiento legal son variables.
Con algún bien o inmueble. Si la persona no tiene efectivo o cuenta con algún bien inmueble, o un bien de interés del abogado, se puede considerar esta opción. Aquí ambas partes pueden salir ganando, el bien inmueble puede ya poseerlo el cliente o ser el resultado obtenido de ganar el juicio o el conflicto legal.
Además de las formas de pago, pregunta por el método de pago, hay que estar preparados sobretodo si se trata de dar una cantidad considerable. Habla con tu abogado si solo acepta pago con efectivo, si puedes pagarle con tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria o cheques, es peligroso en cualquier lugar andar con fuertes cantidades de dinero dentro del bolso o en la mano. Así podrás pedir compañía, ayuda o citarte con él en un banco. Siempre es mejor cuando se está informado.

¿Es importante contar con un despacho que me asigne un abogado exclusivo en Valencia?

Todo es de acuerdo a tu caso, puede resultar necesario que te asignen un abogado exclusivo o que no sea así.
Tienes la ventaja de un abogado exclusivo pero que tiene el respaldo de una estructura detrás de él, así que es como tener lo mejor de los dos mundos. Cuentas con un grupo interdisciplinario a tu servicio que sólo es accesible en este tipo de despachos, de otro modo sería costoso ir de abogado en abogado para reunir la experiencia y el perfil de la suma de todos.
Disponibilidad, si requieres atención con horario extendido, él sólo estará para atender a tu caso, así que podrá dedicarle el tiempo necesario a tu caso.
La ventaja de que no sea un abogado exclusivo
Supongamos que algo le pasa a tu abogado inicial, ya sea que se enferme o se incapacite por causas de forma mayor, se te asigna otro abogado y tu caso se sigue llevando sin perder seguimiento. Siempre estarás respaldado.
El caso a llevar es más objetivo, no hay personalización, las propuestas para solución y la visualización del mismo serán más reales porque se trata de un grupo de colaboradores con distintos puntos de vista.
Te sentirás respaldado por un equipo de trabajo. Puede ser que todo sea más ordenado y en tiempo real ya que cada miembro del equipo tiene una labor que cumplir.

¿Puedo contratar con un despacho de abogados aunque no esté en Valencia capital?

Si eres de cualquiera de los pueblos de Valencia: Ademuz, Ador, Adzaneta de Albaida, Agullent, Alacuás, Albaida, Albal, Albalat de la Ribera, Albalat de Taronchers, Albalat dels Sorells, Alberique, Alborache, Alboraya, Albuixech, Alcácer, Alcántara de Júcar, Alcira, Alcublas, La Alcudia, Alcudia de Crespins, Aldaya, Alfafar, Alfahuir, Alfara de la Baronía, Alfara del Patriarca, Alfarp, Alfarrasí, Algar de Palancia, Algemesí, Algimia de Alfara, Alginet, Almácera, Almiserat, Almoines, Almusafes, Alpuente, Alquería de la Condesa, Andilla, Anna, Antella, Aras de los Olmos, Ayelo de Malferit, Ayelo de Rugat, Ayora, Barcheta, Bárig, Bélgida, Bellreguart, Bellús, Benagéber, Benaguacil, Benavites, Benegida, Benetúser, Beniarjó, Beniatjar, Benicolet, Benicull, Benifairó de la Valldigna, Benifairó de los Valles, Benifayó, Beniflá, Benigánim, Benimodo, Benimuslem, Beniparrell, Benirredrá, Benisanó, Benisoda, Benisuera, Bétera, Bicorp, Bocairente, Bolbaite, Bonrepós y Mirambell, Bufali, Bugarra, Buñol, Burjasot, Calles, Camporrobles, Canals, Canet de Berenguer, Carcagente, Cárcer, Carlet, Carrícola, Casas Altas, Casas Bajas, Casinos, Castellón de Rugat, Castellonet, Castielfabib, Catadau, Catarroja, Caudete de las Fuentes, Cerdá, Chella, Chelva, Chera, Cheste, Chirivella, Chiva, Chulilla, Cofrentes, Corbera, Cortes de Pallás, Cotes, Cuart de les Valls, Cuart de Poblet, Cuartell, Cuatretonda, Cullera, Daimuz, Domeño, Dos Aguas, La Eliana, Emperador, Enguera, Énova, Estivella, Estubeny, Faura, Favareta, Fontanares, Fortaleny, Foyos, Fuente Encarroz, Fuente la Higuera, Fuenterrobles, Gabarda, Gandía, Gátova, Genovés, Gestalgar, Gilet, Godella, Godelleta, La Granja de la Costera, Guadasequies, Guadasuar, Guardamar de la Safor, Higueruelas, Jalance, Jaraco, Jarafuel, Játiva, Jeresa, Liria, Llanera de Ranes, Llaurí, Llombay, Llosa de Ranes, Loriguilla, Losa del Obispo, Luchente, Lugar Nuevo de Fenollet, Lugar Nuevo de la Corona, Lugar Nuevo de San Jerónimo, Macastre, Manises, Manuel, Marines, Masalavés, Masalfasar, Masamagrell, Masanasa, Meliana, Millares, Miramar, Mislata, Mogente, Moncada, Monserrat, Montaberner, Montesa, Montichelvo, Montroy, Museros, Náquera, Navarrés, Novelé, Oliva, Ollería, Olocau, Onteniente, Otos, Paiporta, Palma de Gandía, Palmera, Palomar, Paterna, Pedralba, Petrés, Picaña, Picasent, Piles, Pinet, Poliñá de Júcar, Potríes, Puebla de Farnáls, Puebla de San Miguel, Puebla de Vallbona, Puebla del Duc, Puebla Larga, El Puig, Puzol, Quesa, Rafelbuñol, Rafelcofer, Rafelguaraf, Ráfol de Salem, Real, Real de Gandía, Requena, Ribarroja del Turia, Riola, Rocafort, Rotglá y Corbera, Rótova, Rugat, Sagunto, Salem, San Antonio de Benagéber, San Juan de Énova, Sedaví, Segart, Sellent, Sempere, Señera, Serra, Siete Aguas, Silla, Simat de Valldigna, Sinarcas, Sollana, Sot de Chera, Sueca, Sumacárcel, Tabernes Blanques, Tabernes de Valldigna, Teresa de Cofrentes, Terrateig, Titaguas, Torrebaja, Torrella, Torrente, Torres Torres, Tous, Tuéjar, Turís, Utiel, Valencia, Vallada, Vallanca, Vallés, Venta del Moro, Villamarchante, Villalonga, Villanueva de Castellón, Villar del Arzobispo, Villargordo del Cabriel, Vinalesa, Yátova, La Yesa o Zarra, ten en cuenta que existen muchos bufetes que ponen todos los medios a tu disposición para que los desplazamientos a sus oficinas sean infrecuentes o nulos, incluso existen despachos que operan de forma online en todo el territorio nacional.