¿Buscas un abogado en Valladolid?

Por el decir popular, los abogados en general tienen una fama negativa ante la sociedad. Se cuenta que estarán satisfechos, si los demás entablan pleitos para poder ofrecer y cobrar sus servicios, nada más alejado de la realidad. Precisamente esta mentalidad hace que, un conflicto social o legal que pudo haberse resuelto con una plática y el común acuerdo, con el respaldo de un abogado, termine en los tribunales en forma de demanda.
Es por eso que no debemos tomar a la ligera, la sugerencia de contar con un abogado de confianza y no esperar a que un desacuerdo llegue a estas instancias extremas, donde requerirás de un abogado de forma oficial, además de que se elevarán los costes por honorarios y el tiempo que tendrás que invertir, aunado al estrés y la preocupación derivadas de lo mismo.
Te invitamos a consultar a un abogado en Valladolid para cualquier problema que puedas tener en el área legal o social. Un buen abogado no quiere llegar a los juzgados más que cuando es indispensable. Son excelentes negociadores y antes de que llegues a una demanda, buscarán la manera de acordar con la contraparte, evitarán que tu problema escale al siguiente nivel.
Los mejores abogados en Valladolid no son necesariamente los que más leyes memorizan, sino los que ponen su conocimiento al servicio de la sociedad. Sus habilidades como negociadores y para arreglar conflictos de carácter social o legal, establecer estrategias ante el tribunal y defender a sus clientes, es lo más importante.
A continuación, te damos una serie de pautas para que tengas al mejor profesional de tu lado.

Elige la especialidad de tu abogado en Valladolid

¡Queremos ayudarte a encontrar el mejor abogado en Valladolid para tu caso!

Gratis

Enviaremos tu consulta a distintos despachos especializados completamente gratis. Son muchos los abogados que cobran solo por la valoración ¡Aprovecha!

De tu provincia

Buscar este tipo de servicios por Internet suele tener el inconveniente de no poder localizar los que verdaderamente nos interesan. En abogado.org solo conseguiremos para ti valoraciones de abogados de tu ciudad o provincia.

Personalizado

Indícanos tus necesidades y te pondremos en contacto con los mejores y más profesionales abogados cerca de ti.

Sin compromiso

Gratis es gratis. Si solo buscas información, aunque solo sea para orientarte, no lo dudes, ¡déjanos ayudarte!

Nombre*

Email*

Teléfono*

Describe brevemente tu caso

¿Qué tener en cuenta al buscar un abogado en Valladolid?

¿Es mejor contar con un abogado especialista o generalista en Valladolid?

Primero vamos a definir a un abogado, de acuerdo al diccionario, es aquella persona licenciada en derecho, que está legalmente autorizada para asesorar y defender los derechos e intereses de otra persona o empresa, en materia jurídica y representarla en un pleito.
Una vez que los abogados se gradúan de la carrera universitaria, empiezan a ejercer y pueden tomar dos alternativas: tomar casos de todo tipo y ser generalistas o enfilarse hacia la especialización, es decir estudiar posgrados que los lleven a adquirir más conocimiento de un área concreta y tomar casos dentro de este mismo rubro. Esa es la diferencia principal. En muchos de los casos, el abogado especialista fungió como generalistas durante algunos años, aunque no en todos.
Ahora bien, un abogado generalista entonces es que el que, puede llevar todo tipo de casos, desde un divorcio hasta temas inmobiliarios, trabajadores en conflicto con su patrón, redacción de contratos comerciales y una larga lista que no terminaríamos.
El abogado especialista es el que se dedica a un tipo de casos, puede ver sólo derecho familiar y dedicarse a las demandas por pensión, patria potestad y testamentos. También hay quien sólo se dedica al derecho laboral o mercantil.
Las ventajas son claras, un abogado general tendrá mejor perspectiva del caso, podrá saber hacia donde moverse o cómo resolverlo para un mejor manejo.
El abogado especialista, por su parte, te puede ayudar más en casos complicados, que requieran una visión más estricta.
Por ejemplos si fuiste despedido injustamente de tu empleo, puede convenirte un abogado generalista, pero si además sufriste antes un accidente laboral o te diagnosticaron una enfermedad por el tipo de actividad que realizabas, ya es más conveniente que vayas con un abogado laboral, que pueda ver el foco de tu caso.
Te proporcionamos ventajas concretas para que decidas entre un abogado en Valladolid, ya sea de tipo generalista o especialista.
Ventajas del abogado generalista
Establecen relaciones a largo plazo, un mismo abogado te puede resolver distintos temas. Igual puede vervtemas de derecho penal o familiar, que de tu empresa o tu trabajo. Este tipo de abogados será como uno de cabecera, podrás contar con él todo el tiempo, en una relación basada en la confianza.
Son versátiles, esto quiere decir que están acostumbrados a ponerse la camiseta del penal, del laboral y del sanitario. Lo cual se traduce en agilidad mental, en algunos casos complejos que involucran diversos elementos, esta cualidad puede resultar útil.
Puedes entenderles mejor, usan un lenguaje menos técnico y más amigable. Es preciso que entiendas a la perfección lo que ocurre con tu caso porque así también podrás tomar decisiones efectivas y que te convengan. Los abogados especialistas suelen hablar de una forma más apegada a su área y se tienen que esforzar para que tú les entiendas, pero el lenguaje del generalista es común y sencillo.
Por otro lado, la clara ventaja del abogado especialista, es como ya lo habíamos comentado, su capacidad para estudiar a profundidad tu caso y sus posibles soluciones. Como decíamos, si aparte de que fuiste despedido, sufriste un accidente de trabajo y requieres incapacidad, sería ideal consultar con el especialista.

¿Qué valora más, la juventud o la experiencia en un abogado de Valladolid?

Otra de las características que podemos encontrar en los abogados en Valladolid como en cualquier otro profesional, es la edad de los mismos.
Primero vamos a definir a qué nos referimos cuando decimos que se trata de un abogado joven.
Abogado joven por su edad y por su experiencia, quiere decir que es un recién egresado, no supera los veinticinco años de edad y está iniciando su carrera profesional. Este tipo de abogados puede sernos de mucha utilidad en casos de carácter administrativos, sencillos, que no requieran una defensa agresiva o a la ofensiva. Ideales para llevar divorcios de común acuerdo, redactar oficios, dar consultoría y orientación. También para casos de prevención.
Existen también abogados jóvenes por su edad, pero que tiene experiencia, tal vez mientras estudiaba realizó prácticas, o quizá su padre es abogado y ha estado inmerso en los temas laborales desde adolescente, ya ha trabajado en despachos desde antes de terminar la universidad. Otra opción es que haya trabajado para la administración pública en áreas de servicio legal, como un juzgado o para una empresa privada en el departamento de legal. Este abogado puede resultar muy conveniente porque está actualizado y todo lo ven desde un enfoque más moderno, pero al mismo tiempo cuenta con experiencia. Suelen ser más impulsivos y agresivos en la defensa, se arriesgan y no le temen a los retos. Es el tipo de abogado que tomará tu caso cuando otros ya te rechazaron porque es un tema complicado, no tienen aún una marca personal, así que pensará más en tus intereses que en los propios.
Vamos a hablar de un abogado que tiene más de treinta años de edad, cuenta con suficiente experiencia para llevar casos de diferentes complejidades, pero al mismo tiempo tiene una óptica joven. Aparentemente es el abogado ideal, aunque sus honorarios podrían ser mayores. Aquí debes revisar el presupuesto con el que cuentas y también analizar la experiencia que realmente tiene, la edad no es el único referente, sino que otros casos ha llevado, dónde ha desarrollado su experiencia profesional, si ha trabajado en alguna dependencia de gobierno, en una empresa, si ha litigado y qué beneficios le ha otorgado a otros clientes.
Un abogado experimentado es aquel que ya rebasa los cuarenta y cinco o cincuenta años de edad y tiene al menos veinte años ejerciendo la profesión. Este tipo de abogados es ideal para casos complicados, ya que su experiencia respalda la toma de decisiones. Ellos son líderes en muchos de los casos y referentes para otros abogados más jóvenes, así que estarás con la persona que marca las pautas entre los abogados en Valladolid. Lo único que tienes que analizar es el tema de presupuesto, ya que sus honorarios son considerablemente mayores. En algunos casos no son accesibles y antes de poder hablar directamente con ellos tienes que pasar por su secretaria o su abogado asistente, además de que son personas muy ocupadas y probablemente sólo establezca la estrategia para llevar tu caso, pero disponga de alguien más, para realizar la parte operativa. Si estás de acuerdo con su forma de trabajar, pueden ser muy efectivos y rápidos.

 

¿Hay que confiar más en un Despacho de Abogados grande en Valladolid que en uno pequeño?

El Entre más grande es un despacho de abogados en Valladolid, tendemos a pensar que su servicio es mejor. Pero los pequeños despachos destacan con algunas ventajas que pueden beneficiarte y ayudarte. Te decimos qué cualidades presentan ambos lados.
Ventajas de un Despacho de Abogados Pequeño
Una de las ventajas de contar con un despacho pequeño es que sus costes serán menos gravosos que los de un despacho grande. Esto puede ser lógico porque al tener una infraestructura más pequeña, tienen menos gastos fijos y menos gastos variables no negociables. Es posible que un despacho pequeño pague una renta módica, o incluso puede ser que trabaja en espacios de coworking, esto también reducirá sus gastos de luz y demás servicios. Tampoco tendrá personal extra, así que todo esto se puede notar en la factura que te emita.
Un despacho pequeño, significa menos procedimientos y burocracia. Seguro puedes quedar de acuerdo con tu abogado por teléfono para muchas situaciones, agregarlo a tu whatsapp, resolver rápidamente, sin tener que delimitar una línea de comunicación estrictamente definida.
Más calidez en el servicio. Al ser un despacho pequeño, el servicio que te pueden dar es más personalizado y más humano. Seguro no te trataran como un número más o como un cliente “x”, en un despacho grande eres una pieza más de un gran rompecabezas, mientras que en un despacho pequeño representas al rompecabezas mismo.
Lo que también es una realidad, es que un despacho pequeño tal vez no tenga la infraestructura para llevar más de tantos casos a la vez, así que, si es una detonante importante para ti, pregunta si tiene capacidad. No lo veamos como una desventaja, sino como una característica propia, lo mejor es hablar primero y no sorprendernos más adelante. Si después te surge un nuevo problema, es probable que tengas que buscar alguien más para que te apoye.
Por otro lado, las ventajas de contar con un despacho grande de tu lado son las siguientes:
Si la persona que está viendo tu caso enferma, por ejemplo, alguien más será asignado y no tendrás que preocuparte. Si tu abogado tuvo un imprevisto, tiene que salir de la ciudad o tiene alguna emergencia familiar, puedes quedar desamparado o tu caso puede retrasarse hasta que él vuelva, en el despacho pequeño. Mientras que en un despacho grande hay varias personas que saben de todos los casos previniendo estas situaciones, así que puedes estar tranquilo por ese lado.
Visión global, el hecho de tener a varios expertos viendo tu caso, con distintas características significa que tu conflicto y su posible solución puede ser vista desde diferentes vertientes.
Un despacho grande no quiere decir que sea caro, en algunas ocasiones el tener una gran infraestructura puede hacer que sus costes sean menores, incluso que manejan algunas estrategias de marketing como promociones o descuentos.
Ambos pueden darte un excelente servicio de calidad, si sabes con anterioridad qué te puede ofrecer cada uno. Es tu responsabilidad checar cada punto a conciencia y elegir el mejor, sé objetivo y no te dejes llevar por la apariencia superficial.

¿Cuáles son las formas de pago que existen para un abogado en Valladolid?

En general hay tres formas de pago, ya sea que el despacho de abogados cobre hasta que obtenga un resultado específico y previamente acordado, o que se paguen sus honorarios independientemente del veredicto final y los convenios que se firmen, la otra forma de pago es que el abogado se quede con algún bien o con el beneficio obtenido de ganar el juicio, este último también sería en base a resultados.
Decidir qué forma es la más conveniente va a depender del tipo de caso y de las necesidades tuyas y del profesional, por ejemplo si se trata de ir constantemente a los tribunales y se están generando gastos durante el proceso, lo más seguro es que no quieran trabajar dejando el pago de esa manera, sin embargo para los abogados jóvenes o sin experiencia, que están empezando a desarrollar su reputación, es probable que sea una forma de obtener clientes y con ello se benefician personas que no tengan recursos para pagar el proceso legal.
Cuando la persona no tiene recursos monetarios para el pleito legal, pero hay de por medio una propiedad, al final de la resolución, si resulta favorecida la parte defendida, puede venderse dicha propiedad y darle un porcentaje al abogado, dependiendo del valor del inmueble también es posible que el abogado se quede con ella.
Tengas o no presupuesto para llevar un abogado, puede resultar tentador que te trabajen bajo el esquema de cobro al finalizar el caso, sin embargo, toma en cuenta que también puede afectar la eficiencia del abogado. Dicho esto, considera los siguientes esquemas de pago para un bufete de abogados en Valladolid.
Por comisión o porcentaje. Igual que lo hacen los vendedores, el abogado no te pondrá una tarifa fija ni cobrará por hora sino que de lo que ganes, cobrará un porcentaje. Esto debe estar estipulado antes de empezar a trabajar y debe tener montos mínimos y máximos para beneficio de ambas partes.
Tras vencer el caso. Una vez que has ganado el caso le pagarás, esto no necesariamente quiere decir que, si lo pierdes no le pagarás nada, pero podría ser una tarifa mucho menor.
Pago previo o adelanto. No importa el veredicto final, deberás pagar un anticipo, ponte de a acuerdo con el profesional si habrá pago al finalizar aunque pierda o si sólo pagas lo que resta, si gana.
Tarifa fija. Te muestra un tabulador de sus honorarios y acuerdan el momento del pago.
Por tarifa por hora. En este caso debe también estimar las horas que trabaja en tu caso, aunque siempre será un aproximado, debes saber a cuánto podría ascender el presupuesto máximo. Si todo lo que hará es meramente administrativo, este esquema será sencillo.
Con algún bien o inmueble. Ya sea que el bien se gane al final del caso o que ya te pertenezca, puedes proponer o aceptar este tipo de pago si no cuentas con dinero en efectivo.
Estas son las formas de pago más comunes, si te proponen alguna otra, analiza bien sus pros y contras, asegúrate de entender bien las condiciones.

¿Es importante contar con un despacho que me asigne un abogado exclusivo en Valladolid?

Para finalizar, otra de las variantes al contratar un bufete de abogados en Valladolid es que se te asigne un abogado exclusivo para tu caso o que entre varios profesionales lo resuelvan. Tal vez, te guste más la idea de tener a varios porque suman experiencia o te tiente tener sólo a uno, ambas opciones son viables y te explicamos el qué y cómo de cada una. Lee detenidamente para saber con qué tipo de abogado te sentirás mejor.
Las ventajas que representaría el esquema de tener un abogado exclusivo en Valladolid son:
La principal característica de contar con la asignación de un abogado exclusivo es que, una vez que te entiendes con esta persona es muy cómodo seguir el proceso. Si el profesional es claro, te agrada su forma de abordar los asuntos, se gana tu confianza, tendrás tranquilidad durante el proceso. Al mismo tiempo implica que si el profesional no es de tu total agrado, generaría sentimientos contrarios, aunque siempre puedes solicitar un cambio de abogado. Pero una vez que se acoplen a su forma de trabajo y comunicación, sentirás certidumbre de que estás en buenas manos. Ideal este esquema si tu caso es por largo tiempo, ya que en este caso el seguimiento se vuelve indispensable para llegar a buen término.
El trato es personalizado y ese es el principal objetivo de este esquema. Si quieres que el abogado represente a tu empresa, esta sería la forma más conveniente, o ya en el último de los casos si va a ser un grupo de abogados, debes pedir sólo entenderte con uno para facilitar la comunicación entre él y tu equipo de colaboradores.
Al estar involucrado sólo en tu caso, puede hacer que lo tome como un reto personal y lo que ello conlleva. No será un caso más para él, sino que será su único caso durante un periodo de tiempo, por lo cual pondrá toda su atención, su tiempo, su capacidad y su creatividad en darte resultados, dará su mejor esfuerzo. También su foco de atención será exclusivo para ti, no tendrá distracciones y puede tener la mente despejada y lista para proponer las mejores soluciones. Un profesional exclusivo no sólo le dará celeridad, sino eficiencia a tu caso.
Piensa que, si tu caso es de llevar papeles al juzgado o depende de terceras personas, de ir a varias instancias, entonces la asignación de un abogado exclusivo sería muy conveniente para resolver de forma rápida, ya que estaría sólo dedicado a tu caso.
El único inconveniente es que esta modalidad pudiera ser menos accesible económicamente hablando, aunque no siempre es así. Por esta razón debes preguntar todos los detalles antes de contratar, así como el tiempo estimado de resolución de tu caso, de esta forma puedes saber si tu presupuesto alcanzará sin que represente un problema.
No hay mejor o peor forma de trabajo y tipo de abogados, sólo debes estar informado de las posibilidades y saber de antemano las posibles consecuencias de la decisión que tomes.

¿Puedo contratar con un despacho de abogados aunque no esté en Valladolid capital?

Si eres de cualquiera de los pueblos de Valladolid: Aguasal, Aguilar de Campos, Alaejos, Alcazarén, Aldea de San Miguel, Aldeamayor de San Martín, Almenara de Adaja, Amusquillo, Arroyo de la Encomienda, Ataquines, Bahabón, Barcial de la Loma, Barruelo del Valle, Becilla de Valderaduey, Benafarces, Bercero, Berceruelo, Berrueces, Bobadilla del Campo, Bocigas, Bocos de Duero, Boecillo, Bolaños de Campos, Brahojos de Medina, Bustillo de Chaves, Cabezón de Pisuerga, Cabezón de Valderaduey, Cabreros del Monte, Campaspero, El Campillo, Camporredondo, Canalejas de Peñafiel, Canillas de Esgueva, Carpio, Casasola de Arión, Castrejón de Trabancos, Castrillo de Duero, Castrillo-Tejeriego, Castrobol, Castrodeza, Castromembibre, Castromonte, Castronuevo de Esgueva, Castronuño, Castroponce, Castroverde de Cerrato, Ceinos de Campos, Cervillego de la Cruz, Cigales, Ciguñuela, Cistérniga, Cogeces de Íscar, Cogeces del Monte, Corcos del Valle, Corrales de Duero, Cubillas de Santa Marta, Cuenca de Campos, Curiel de Duero, Encinas de Esgueva, Esguevillas de Esgueva, Fombellida, Fompedraza, Fontihoyuelo, Fresno el Viejo, Fuensaldaña, Fuente el Sol, Fuente-Olmedo, Gallegos de Hornija, Gatón de Campos, Geria, Herrín de Campos, Hornillos de Eresma, Íscar, Laguna de Duero, Langayo, Llano de Olmedo, Lomoviejo, Manzanillo, Marzales, Matapozuelos, Matilla de los Caños, Mayorga, Medina de Rioseco, Medina del Campo, Megeces, Melgar de Abajo, Melgar de Arriba, Mojados, Monasterio de Vega, Montealegre de Campos, Montemayor de Pililla, Moral de la Reina, Moraleja de las Panaderas, Morales de Campos, Mota del Marqués, Mucientes, La Mudarra, Muriel, Nava del Rey, Nueva Villa de las Torres, Olivares de Duero, Olmedo, Olmos de Esgueva, Olmos de Peñafiel, Palazuelo de Vedija, La Parrilla, La Pedraja de Portillo, Pedrajas de San Esteban, Pedrosa del Rey, Peñafiel, Peñaflor de Hornija, Pesquera de Duero, Piña de Esgueva, Piñel de Abajo, Piñel de Arriba, Pollos, Portillo, Pozal de Gallinas, Pozaldez, Pozuelo de la Orden, Puras, Quintanilla de Abajo o de Onésimo, Quintanilla de Arriba, Quintanilla de Trigueros, Quintanilla del Molar, Rábano, Ramiro, Renedo de Esgueva, Roales de Campos, Robladillo, Roturas, Rubí de Bracamonte, Rueda, Saelices de Mayorga, Salvador de Zapardiel, San Cebrián de Mazote, San Llorente, San Martín de Valvení, San Miguel del Arroyo, San Miguel del Pino, San Pablo de la Moraleja, San Pedro de Latarce, San Pelayo, San Román de Hornija, San Salvador, San Vicente del Palacio, Santa Eufemia del Arroyo, Santervás de Campos, Santibáñez de Valcorba, Santovenia de Pisuerga, Sardón de Duero, La Seca, Serrada, Siete Iglesias de Trabancos, Simancas, Tamariz de Campos, Tiedra, Tordehumos, Tordesillas, Torre de Esgueva, Torre de Peñafiel, Torrecilla de la Abadesa, Torrecilla de la Orden, Torrecilla de la Torre, Torrelobatón, Torrescárcela, Traspinedo, Trigueros del Valle, Tudela de Duero, La Unión de Campos, Urones de Castroponce, Urueña, Valbuena de Duero, Valdearcos de la Vega, Valdenebro de los Valles, Valdestillas, Valdunquillo, Valladolid, Valoria la Buena, Valverde de Campos, Vega de Ruiponce, Vega de Valdetronco, Velascálvaro, Velilla, Velliza, Ventosa de la Cuesta, Viana de Cega, Villabáñez, Villabaruz de Campos, Villabrágima, Villacarralón, Villacid de Campos, Villaco, Villafrades de Campos, Villafranca de Duero, Villafrechós, Villafuerte, Villagarcía de Campos, Villagómez la Nueva, Villalán de Campos, Villalar de los Comuneros, Villalba de la Loma, Villalba de los Alcores, Villalbarba, Villalón de Campos, Villamuriel de Campos, Villán de Tordesillas, Villanubla, Villanueva de Duero, Villanueva de la Condesa, Villanueva de los Caballeros, Villanueva de los Infantes, Villanueva de San Mancio, Villardefrades, Villarmentero de Esgueva, Villasexmir, Villavaquerín, Villavellid, Villaverde de Medina, Villavicencio de los Caballeros, Viloria, Wamba, Zaratán o La Zarza, ten en cuenta que existen muchos bufetes que ponen todos los medios a tu disposición para que los desplazamientos a sus oficinas sean infrecuentes o nulos, incluso existen despachos que operan de forma online en todo el territorio nacional.