Skip to main content

Cotizaciones vigentes en 2021

By 11 enero, 2022Sin categoría

Uno de los términos más utilizados cuando se habla de asuntos laborales es la cotización. Dicho en términos sencillos, se trata de la aportación que se hace a la Seguridad Social como resultado de cualquier actividad laboral. A este respecto, la base de cotización es uno de los índices más importantes, pues está relacionado especialmente con las prestaciones que puede recibir un trabajador por parte de la Seguridad Social. Cómo es lógico pensar, mientras más alta sea la base de cotización mayor será la cantidad económica que puede recibirse. En vista de la importancia que tiene, a continuación veremos algunos detalles importantes sobre este tema.

Aspectos importantes sobre la base de cotización

Podemos definir la base de cotización como el salario global mensual bruto de un trabajador. Esto significa que es diferente al sueldo que percibe en cada nómina, pues es la cantidad que ganaría el trabajador en caso que no se le descontará ninguna obligación. Con esta idea en mente, para conocer la base de cotización también es necesario considerar las horas extraordinarias, las vacaciones retribuidas y no disfrutadas y cualquier otro ingreso que pudiera derivarse como resultado de su trabajo. Y es precisamente sobre esta base que se determina el porcentaje que se aportará a la Seguridad Social.

Ahora bien, antes de recibir tu salario, la empresa se encargará de descontar el porcentaje y pagarlo a la Seguridad Social. Sin embargo, debes saber que algunos ingresos no se consideran para calcular la base de cotización. Por ejemplo, en el caso que la empresa proporcione algún tipo de formación especializada al trabajador, o si le retribuye gastos de transporte o dieta, estos no serán tomados en cuenta.

En este contexto podríamos preguntarnos si es mejor que la base de cotización sea menor, pues eso significaría que tendrías que pagar menos a la Seguridad Social y, por lo tanto, percibirías un salario más elevado. Sin embargo, la consecuencia a largo plazo es que las prestaciones que te corresponderán en el futuro serán menores si la base de cotización es baja. Esto sería aplicable a cualquier prestación que otorgue la Seguridad Social. 

Si quieres obtener un informe de las bases de cotización, puedes solicitarlo fácilmente. En primer lugar, puedes recibir el informe de cotización por correo ordinario. Para eso, necesitarás tener a la mano tu DNI y el número de la Seguridad Social, compuesto por 12 dígitos. También deberás ingresar un correo electrónico, aunque el informe lo recibirás por correo ordinario. Si, por el contrario, no requieres recibir el informe por correo ordinario, entonces puedes visualizarlo en una computadora. Para ello, necesitarás tu certificado digital, usuario y contraseña, y Cl@ve. Mediante este proceso podrás imprimir un documento PDF. También, si lo prefieres, lo puedes guardar en tu equipo.

La base de cotización y la base reguladora, ¿qué relación tienen?

La base de cotización es indispensable para saber cuál es tu base reguladora. Esto se ve claramente si consideramos que la base reguladora es la cantidad final para saber la cantidad que va a cobrar mensualmente una persona como resultado de una prestación de la Seguridad Social. Ahora de poder calcular la base de cotización y tu base reguladora debes saber a qué grupo de cotización perteneces. Existen 11; son las siguientes:

  • Ingenieros Técnicos, Peritos y Ayudantes Titulados
  • Oficiales de tercera y Especialistas
  • Peones
  • Oficiales de primera y segunda
  • Oficiales administrativo
  • Ingenieros y Licenciados. Personal de alta dirección no incluido en el artículo 1.3.c) del Estatuto de los Trabajadores
  • Jefes Administrativos y de Taller
  • Subalternos
  • Auxiliares Administrativos
  • Ayudantes no Titulados
  • Trabajadores menores de dieciocho años, cualquiera que sea su categoría profesional

En caso que trabajen a jornada completa, cada uno de estos grupos tiene asignadas bases de cotización mínimas y máximas. Mientras más elevada sea tu actividad profesional, mayor será el importe mínimo de la base de cotización..

Las bases de cotización para autónomos tienen algunas variaciones acordes a la forma en que desempeñan su actividad laboral. Por ejemplo, debido a que no cobran ninguna nómina de empresa, el pago a la Seguridad Social lo deben domiciliar en su cuenta bancaria. Habitualmente su base de cotización será la que elija, por lo que suelen elegir la base mínima para que su pago no sea muy elevado. Sin embargo, esto tiene una consecuencia negativa en el momento de tramitar algún beneficio ante la Seguridad Social, pues percibirá una presentación menor. En este sentido, actualmente la base mínima para autónomos es de 288,97 € este año, mientras que la base máxima de cotización es de 4.070 €.

Ahora bien, si eres un empleado contratado, en tu nómina aparecen las bases de cotización, divididas en tres aspectos: base por contingencias comunes, contingencias profesionales y por horas extra. Estos datos son los que necesitarás para obtener la base reguladora. Debemos recordar que la base reguladora es la referencia para determinar cuánto se cobrará por una prestación de la Seguridad Social.

De acuerdo al tipo de prestación que se desea obtener, la legislación vigente establece los mecanismos para definir la base reguladora. Por ejemplo, en el caso de pensión por jubilación se toman en cuenta los últimos 288 meses de trabajo. El primer paso será sumar cada salario, mes por mes, de los 288 meses mencionados, y el resultado dividirlo entre 336. La cantidad que se obtiene de este cálculo es la base reguladora. Ahora bien, eso no significa que es la cantidad que recibirás en tu pensión, puesto que si acumulas 15 años cotizados solo recibirán el 50% de la base reguladora, mientras que si alcanzas los 36 años, recibirás el 100%.

Otro factor a tomar en cuenta es el IPC. Este dato actualiza las bases reguladoras, siguiendo normas específicas de acuerdo a la legislación vigente. Habitualmente el instituto nacional de estadística proporciona a través de su sitio web datos actualizados del IPC. En cualquier caso, lo mejor es contar con la asesoría de especialistas en el tema. De esta forma se garantiza que la prestación recibida sea la adecuada.